Sunday, September 04, 2005

Lo siento mucho princesa

Algo internamente se va muriendo, no vive, agoniza, no respira, solo quiere morir, vamos Lázaro, ¿Por qué no te levantas y caminas?, ¿Por qué no hacerle caso al 99% de las personas que te dicen aléjate, a un metro de distancia, por favor, aún más grande es la distancia entre los dos.
No hay nada que explicar, la vida se explica por si sola, las ambivalencias se disipan una a una, las razones que nos acercaron se descubren, los motivos que nos alejaron se despejan, la vida nos dio una oportunidad y tú le dijiste, no gracias y yo le dije mejor esperar, ambos cometimos los dos más grandes errores y la vida se llevó su oportunidad y nos dijo Uds. no la quieren, me la llevo por que debo encontrar dos seres que realmente se amen, no Uds dos remedos de vida.
¿Por qué ya no eres mi amigo?, no es mucho pedir, ¿o sí? preguntas tú, ¿Qué crees tú?, ensayando una respuesta podría decirte que mi corazón iba más allá de ser tu amigo, pero luego un auto y luego un beso y al final las lágrimas y pisoteado quedo el amor, como puedes explicar todo eso, no hay palabras para describir todo esto. Como poder enfrentarte eternamente si al mirar tu rostro veo tu rostro sobre su hombro si al mirar tus labios solo puedo imaginar un beso que no es el mío, como seguir clavando dagas en el corazón que ya arrastra tanta pena. Y aún así amarte tanto. Es demasiado pedir de tu parte si te das cuenta, es demasiado dar de mi parte si lo piensas bien. Mejor déjame ir, es lo mejor para los dos, mejor deja que el tiempo y la distancia hagan lo que tienen que hacer con mi corazón, remendarlo, decirle que no se quede tanto tiempo esperando a que un día regreses sin sombras en tu corazón, es mucho pedir en realidad, no hay corazón que pueda hacerle una rebaja al amor.
Pero no creas que para mi fue fácil haber tomado esa decisión, sabes bien como estaba acostumbrado a tus brazos, lo que no sabes como duele verte caer y querer correr y decirte como tantas veces que, aquí estoy, que no te pasará nada, pero tener que ser fuerte, por que es imposible seguir, lo que tampoco sabes, pero supongo lo sospechas por que a pesar de ser como soy deje de luchar, condene, maté mis propios sentimientos, estrellé mi corazón contra la pared por que ya no era mío, era tuyo y nisiquiera me lo regresaste, sino que lo guardaste para cuando dejes de sentir lo que no sentías por ese corazón, quisiste llenarlo de besos y no pudiste, quisiste acariciarlo y solo pudiste herirlo, quisite ponerlo en un altar y en lugar de eso fue a caer a un sartén, picado y desesperado, luego, luego lo recogí por que ya no podía y lo aleje de ti por que ya no lo querias y tu me dijiste ¿por qué?, pero también me diste la mejor razón para hacerlo, un carro, un beso y tantas, tantas lágrimas y luego la distancia y ahora esto, ahora quieres que las cosas sean como hace tanto tiempo, cuando ni pensaba en que tan grandes pueden ser las heridas en un corazón tan pequeño y que no han cerrado.
Ahora tu me dirás que yo no quise reconstruir parte de nuestra vida, que injusta que eres, por que a mi me gustaría reconstruirla completa, pero tu solo quieres una parte, la parte en la que soy lindo y no siento nada, tu solo quieres la parte en la que te puedes sentar a mi lado y no siento nada, ¡ay! princesa, lo siento mucho princesa, pero no puedo hacerlo y creo que nunca podré hacerlo, al menos no hasta que otra alma se lleve mi corazón.
Por eso y para terminar de rematar esta historia debo decir no a lo que me pides, por que por encima de mi amor por ti, esta la tristeza que te encargaste de dejar empozada en mi alma y que se encarga de ahogar cualquier respiro que el amor quiera dar, pero no dudes que un día nos volveremos a encontrar y entonces podremos saber que esto ya se murio, por ahora te dijo que no, lo siento mucho princesa.

1 Comments:

At 3:31 PM, Blogger Manuela Betania said...

qué buen texto, me tocó hondo.

 

Post a Comment

<< Home